top of page

Dejemos de fingir orgasmos| revelaciones útiles para ellos y ellas

¿Sabías que hay mujeres que no pueden llegar al orgasmo por la simple penetración y que esto no tiene nada que ver con falta de sensibilidad en ellas, ni con un mal desempeño en ellos?; es una pena saber cuántas mujeres fingen orgasmos por creerse anormales y cuantos hombres se creen amantes estrella o todo lo contrario, sin realmente profundizar en el placer de su pareja. Como siempre los tabúes y la mala información hacen de las suyas.



Voy a hablarte de cosas que sé por experiencia propia, pasé años de mi vida con una sexualidad a medias y digo a medias porque no es que no haya disfrutado del sexo con mis parejas, hay mucho placer que no va relacionado con el orgasmo, pero nadie negará que llegar a él es sumamente satisfactorio y me atrevería a decir necesario, al menos de vez en cuando. Uno crece tan mal informado, que en muchos momentos podemos sentirnos totalmente ajenos a las vivencias de otras personas, yo durante mucho tiempo, creí que había algo mal en mí, pues los únicos orgasmos que había experimentado habían sido por mano propia y con un novio de la juventud, que se daba el espacio de tocarme hasta el clímax, ya que en ese tiempo, sólo hasta ahí me permitía llegar.


Foto por Norman Tacchi

Pero los años pasaron y me encontré a mi misma fingiendo orgasmos cual Sally en un restaurante (referencia de la película When Harry met Sally) tratando de evitar pensar que había un defecto en mi y al mismo tiempo tratando de evitar que mis parejas se sintieran malos amantes y eso diera paso a una desconexión entre nosotros.



Hablaba con mis amigas y todas parecían completamente satisfechas, hablando de orgasmos múltiples, etc. Yo no me atrevía a decir que hasta ese momento, nunca había experimentado un orgasmo mientras cogía con mi pareja. Si hablarlo con ellas me parecía complicado, en ese tiempo hablarlo con mis parejas en turno me parecía mucho más complejo; Además, ellos no parecían notar que algo ahí, simplemente no estaba pasando.



Fue hasta muchas actuaciones dignas de un Óscar, que un día, platicando con un grupo de mujeres, una de ellas externó lo que yo había esperado escuchar de alguien más durante años: “Yo nunca he tenido un orgasmo por penetración” y ¡aleluya!, que varias de quienes estábamos ahí, comenzamos a compartir lo mismo, así como también, otras aseguraban no tener ningún problema en llegar al orgasmo utilizando ciertas posiciones.



Fue un alivio saberlo, pero ahora venía la siguiente parte ¿cómo hablarlo con mis parejas cualesquiera que estas fueran? La verdad, intenté una forma menos directa y probé tocarme mientras estábamos en plena acción, pero descubrí que para la mayoría eso era una ofensa, me quitaban la mano o cambiaban la posición para evitar que alcanzara esa parte de mi cuerpo, donde yo podría estimular a mi gran aliado, el clítoris, y llegar al tan deseado orgasmo, realizando un trabajo en equipo.


Foto por Julio Rodriguez


Para ellos esto denotaba una falta de talento de su parte y por lo tanto una zona y un tema intocable, hubo uno que incluso me lo dijo “ Que te toques me hace pensar que no lo estoy haciendo bien”.

Y entonces compañer@s, la explicación es muy sencilla, todos tenemos distintas anatomías, algunas mujeres tienen las paredes vaginales internas más gruesas que otras, el clítoris más grande que otros, etc., etc.; Además, ahora ya se sabe que hay distintos tipos de orgasmo: el clitoriano, vaginal, anal, e incluso hay mujeres que pueden llegar allí por la simple fricción de los pezones.



Pero el caso es que algunas mujeres, como su servidora, necesitan de cierta estimulación externa para llegar al orgasmo, esto no quiere decir que no disfrute la penetración, que no sienta cada parte del contacto con el otro intensamente, pero para llegar al clímax necesito un poco de ayuda y lo más increíble que me ha podido pasar es haber llegado, después de herir muchos egos, a encontrar en mi camino hombres, como mi actual pareja, que al contrario de sentirse intimidados por esto, lo ha vuelto parte del juego entre nosotros, e incluso ha sido tan amable de regalarnos (a él mismo y a mi) un aterciopelado vibrador morado, del cual ya les contaré en otra ocasión.



Y puedo decirles que este hombre, por mucho, es el mejor amante que he tenido, porque se ha preocupado por mi placer, porque se ha interesado en encontrar conmigo formas de sentirnos plenos y de compartirnos con nuestros respectivos gustos y rarezas.



Decidí escribir esto para las chicas que no se atreven a pedir lo que necesitan o que se creen raras por necesitar distintos estímulos y para los chicos que tienen miedo de experimentar una sexualidad plena con su pareja. Dejemos de fingir orgasmos, es una delicia poder comunicarse en distintos planos y la cama en definitiva es uno de mis favoritos; Así que no pierdas el tiempo, habla con tu amor y pongan manos a la obra, les deseo los mejores orgasmos a aquellos que pueden tenerse cerca en esta cuarentena, y para los que no, aguanten esas ganas para explayarse en su siguiente encuentro. Dulces sueños, queridos pasajeros de esta, nuestra ardiente Lokomotora.



 
0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentare


bottom of page